En el acto es lo mismo ver que hablar

El Espíritu Verdadero de la Ley es no dar doctrina.

Devenir y Kant

Kant dice que la naturaleza misma deviene, por sí sola... Esto es lo que hace compatible la naturaleza misma con la libertad... (al devenir, Kant lo llama "principio de finalidad")
Esto debería ser así (es así... Dios puede ser antiproyectado, pero no contradevenido) para que lo "universal Kantiano" no fuese tachado de antiproyección, y por ello alimento para los eleatas.
Ahora mismo no se de qué partido político era Kant...

Yo

Yo soy lo que soy no es nada al lado de yo era donde yo estaba.

Descriptiva de la profecía...

Son funciones del Devenir: la pobreza y el Misterio. Las funciones del Devenir no son funciones del tiempo… Dicho a lo bruto, por eso el hombre siempre tropieza con la misma piedra, y no puede reivindicarse la Historia como informadora… etc. El Misterio en Acto es Devenir, proyectado o antiproyectado, según se sea un espíritu u otro. La mística puede ser Misterio solo si es profética, de otro modo es contemplación de la naturaleza, que pasa como el Cielo y la Tierra… No es de mucho valor (en realidad no es de ningún valor). Si Dios quisiese ser contemplado, se mostraría claramente, pero eso le importa poco ahora. Recordad que la profecía es el resultado que sale de la viñeta de Medición (en el diagramita del ontomotor o ciclo de mejora como lo llaman en las teorías de gestión…).

¿Qué dirá un eléata?... pues que el Devenir sí es función del tiempo… devinienteÉl no puede decir otra cosa, ya que sus cubos trascendentales están Antiproyectados. No es capaz de ver nada fuera del plano del ser, ni del espacio ni del tiempo. Para ellos también se da un Devenir, pero antiproyectado (la cosmogonía de dioses trascendentes sin ir más lejos). Quizás ahora se vea con más claridad cómo la pobreza que producen es antiprofética, como un subproducto de la riqueza… más que como un producto puro o proyección pura del Misterio sobre el plano del ser en forma de Pobreza Redimida (lo demás se os dará por añadidura…).

No se puede buscar la añadidura sobre lo que se le debe a Dios, sino sobre lo que Dios necesita como nuevo, que es el Devenir en el corazón del hombre… En cuanto a los que trabajan en la Huerta (el Hombre) lo que tenían que hacer, eso hicieron.

Lo que es imposible para el Hombre es posible para Dios significa: *lo que es Utopía para el Hombre no lo es para Dios*. Esto es así en las definiciones de Dios como Razón Autoconsciente de Hegel (o Schelling), con la identificación de Espíritu y Materia, con la de Dios Deviniente en el Hombre y con todas las de ese estilo. La Libertad no tiene nada que ver con la contingencia. Hay que meterle mano a la Utopía esa, que más se parece al Mito que a otra cosa. Para que veáis un ejemplo (podéis empezar por este) la riqueza es un Mito que inunda todo el Logout hipnotizando a diestro y siniestro. La Utopía no se establece sobre lo que a Dios se le debe, sino sobre lo que a Dios se le da. Revisad lo que Jesús de Nazaret pedía claramente. Los pobres no son lo primero. Algo aburrido decía que siempre los tendríamos entre nosotros. El hombre sí puede darle cosas a Dios, y debe hacerlo, ese es el imperativo categórico de santidad que coincide con el de profecía. Es gracioso el comentario sobre los Israelitas: *Aquí todos son profetas: nadie escucha a nadie*. Esa aspereza sociopolítica hay que reducirla un poco, pero en teoría es el escenario ideal. Por eso Jesús era Judío...

Bueno, podríamos establecer otro principio del Devenir: el de que no es función del tiempo.

Las funciones del Devenir tienen dos resultados:

1- Un pobre en t (tiempo), por proyección metafísica de lo que yo era donde yo estaba sobre el plano del ser.
2- Misterio (o Espíritu, en la Otredad)

Ambos son Espíritu…

Etc... (por terminar o dejar así)


Otra vez el cojo

Las cosmologías se expanden hacia el infinito y tienden a destruir las comunidades. Para evitar esto usas políticas contingentes... La expansión metafísica (sicológica por ejemplo) es Devenir. Dios viene para traer la espada.
¿Una pobreza brillante y respaldada en un mundo comunitario?... Os estoy señalando al mendaz con mi índice.
El espíritu es materia (incluido el Espíritu Santo). El que quiera presumir de espíritu (incluido el santo) que sepa que está mal vestido y puede que algo sucio.

pío, pío

Fíjate tu si la Materia es Espíritu, que cuando falla la Materia tienes que poner Espíritu, y cuando falla el Espíritu tienes que poner Materia...
En el mensaje de entrada pongo al sentido por encima del significado... siendo así que parece el segundo más universal que el primero. Pero no soy capaz de asignar una Verdad Revelada a un significado absoluto, pero sí a un sentido absoluto, siendo el absoluto una derivada del Devenir... por aquí parece que se diluye la comunidad en favor de la individualidad...
El Acto es un motor de identidad entre materia y espíritu. Si la identidad es absoluta, el acto es un productor de lenguaje... ¿no será esto lo de en el principio era el Verbo?... Parece Dios un profesor de Gramática.
El problema (o la gran alegría) de esta gramática es que ni siquiera la muerte escapa a esta ambivalencia: no parece que quepa nada ni antes ni durante ni después de la materia-espíritu (tiempo) (acordaros de cuando Jesús de Nazaret llamaba dormidos a los muertos...)(en realidad no hay plano del ser para el profeta, sino punto o espacio del acto) Es el Acto el que está por encima de la muerte (la muerte es un requerimiento, pero en el Acto la identidad entre materia y espíritu preserva al hombre para el Devenir: esta es de las pocas razones que hay para la salvación universal). Parece Dios venir como un tren... que todo lo arrasa. ¿Qué debe hacer el hombre?... Parece poco importante esto, ya que su deber es un Misterio... pero un Misterio confiado... Algo así como el despertar de un pajarillo a un nuevo día (un pajarillo, no un buitre)

El Devenir es obligatorio

El problema es que toda cosmología falla en el Acto... o sea que no domina el acto. Para Dios, ser santo y ser profeta es una misma cosa... Un santo que no es profeta es un impostor... (es ese aterrorizado conservador, sombra antiproyectada de la oscuridad de la Otredad. Piensa que la luz del día es la luz de Dios... el pobre).

Esta es la única razón de existencia de un Dios Verdadero. Por alguna razón desconocida, solo este Dios es capaz de tomar decisiones sobre el Acto, ya que el hombre solo puede seguir el movimiento del ontomotor. O sea, que la voluntad de Dios está fuera del plano del ser, ya que tiene, o de hecho hace respetar, una libertad del hombre igual a la suya.

Si os fijáis Dios solo da o consiente.

Metahilemorfismo

El devenir es una distancia en el espacio de la Otredad (no pasa el tiempo, sino la Otredad). Es una distancia entre planos del ser (que llamamos estelas del Acto). Esto solo puede ser Dios mismo, u Otredad misma.

Si Dios no viniese o deviniese, el plano del ser sería inmóvil; bien porque hubiese llegado a su fin último: en este caso no se distinguiría de Dios, bien por ser algo diferente de Dios en Dios... cosa que parece contradictoria.

¿Qué resto deja el Devenir en el plano del ser, si es que deja un resto?...

De salto en salto lo que subyace debe ser *materia* de la Otredad... En realidad no podría ser otra cosa que solo Acto. Así que la materia subyacente es el conjunto de propiedades del Acto que hacen que de este Acto se provoque Devenir. Esto es, la *materia* es metafísica: es la Ley profética. Esta Ley tiene dos o tres propiedades fundamentales, entre las que están: la búsqueda de la pobreza Redimida (confianza), la condenación de la riqueza... y otras más (que las puede añadir Usted). La pobreza Redimida (la que NO es subproducto de la riqueza) solo la proporciona el Amor trascendente y la confianza. Riqueza y pobreza son la *forma* de la materia subyacente, pero la riqueza es la antiproyectada....

La *materia* metafísica u Otredad subyacente, que solo se da en el Acto del hombre (o mejor solo en el Acto) no tiene propiedades de riqueza o pobreza. Estas son solo sombras de la naturaleza verdadera del Misterio (o Dios para los creyentes): una *salvífica* o simplemente correcta (el hombre encuentra el camino de Dios ya que tiene la Libertad de Dios) y otra antiproyectada (Dios salva, que se identifica con el fenómeno religioso: miedo, muerte, pecado, humillación, salvación por la riqueza... la propia o la que a otros se proporcione... Los sentidos rico-->pobre, pobre-->rico son como vectores veritativos que dicen en lógica: pobre a rico es falsa en el sentido común de rico, y rico a pobre es falsa si esta pobreza es antiprofética, como por ejemplo la pobreza mística y no profética... La única pobreza redimida es la profética, como la de Job). Estos argumentos fundamentan el sentido correcto de proposiciones ambivalentes como esta de *los valores están antes que las partes interesadas*. Sería algo así: La profecía verdadera está antes que las partes interesadas... etc.

Metafísicamente, la moral está (después o) dentro de categorías superiores, como son las materias subyacentes de riqueza o pobreza, derivadas de la verdadera o la falsa profecía... En realidad era una tontería decir esta simpleza de forma tan complicada... A lo mejor es que en la complicación está parte del sentido de las proposiciones.

¿Qué habría que decir de los sacerdocios?... En realidad son indecentes. Viene bien como metáfora la liquidación de los sacerdotes de Baal en Reyes 2, 10... Cristo se tuvo que aguantar con las castas sacerdotales, pero era laico.

El liderazgo es eficacia y eficiencia para conseguir un fin... ¿Qué fin, según se viene diciendo arriba? Por eso he hablado a veces de pobreza eficaz y eficiente... Es la manera más correcta de enfocar el sentido del quehacer del hombre, o agrupaciones de hombres (aunque confío poco en las agrupaciones. Hay por ahí un fenómeno de antiproyección o naturalización intrínseca al fenómeno de agrupación, creo. Quizás la eficacia y eficiencia *naturales* que están ausentes de profecía (ver esto)... Eso que Nietzche decía de que la moral va contra la vida; y las agrupaciones, hoy por hoy son sobre todo vida natural... etc)

Total!, que las potencias son todas recursos mientras no estén en Acto (o sea se encuentren con Dios en la aplicación de una moral derivada de la Ley profética... Recordamos también que el llamado ontomotor se expande al infinito *físico*, o sea, hasta donde ya se gripa el conocimiento: es aplicar el ontomotor a una potencia en particular y conectarla en forma de ontomotor con cualquiera otra que le corresponda como siguiente en un ontomotor mayor, o *expandido*)

 

Funciones de la Antiproyección y del Devenir

El plano del ser es una Antiproyección de la Otredad?... Esto significaría que la Otredad antiproyecta... Más bien debe cumplirse que el plano del ser es Otredad. De hecho es un plano del espacio de la Otredad, y debe cumplir las funciones de ese campo. Quizás la dificultad de ver esta propiedad del plano del ser esté en los cimientos del éxito de las corrientes conservadoras de pensamiento, independientemente de la asignación social. Aunque sea absurdo, hay pobres que votan por los ricos e influyentes... etc. Los padres de estos pensamientos conservadores atacan con saña todo lo que se parezca ni remotamente a una Otredad: en el campo del pensamiento están en contra de todo devenir, y en el universo religioso, se sacian de razón condenando la magia y la adivinación, que no son más que pobreza irredenta, que a ellos tanto interesa, etc.

Puede decir si quiere que la Otredad, considerada como tercer eje, es también ser, y que solo cumple las propiedades del ser, porque puedo representarlo y hablar de eso... pero decir eso es antiproyectar. Llévelo usted hasta el infinito, y verá que se expande sin problemas. Todas las dimensiones de Otredad se transforman en un solo plano del ser, donde soy capaz de verlo todo como un dibujo o una sombra o proyección... Este eco es precisamente el eco que dice que el ser es... Podríamos decir que esta es la primera función de la Antiproyección: el ser es. Y la primera del devenir: el ser viene.
Conocimiento y juicio tienen este problema intrínseco: que no dominan nada de la Otredad, que para los creyentes es espacio de Dios. La Otredad viene como *ser es* o como *ser viene*. El juicio y las categorías se quedan cortas ante semejante tren. No busque que la Historia coincida con sus categorías (ser es; ser lo que soy) sino con su moral en acto (ser viene; lo que yo era donde yo estaba)... más o menos.

Devenir y Schelling

 

Schelling dice de la naturaleza que posee una finalidad inmanente, que sería parecido al devenir por sí misma... tal como se vio en Devenir y Kant, y además posee un DESARROLLO o POTENCIACIÓN, que constituye la historia del espíritu: El OTRO telos de la naturaleza (que Schelling llama el verdadero) es el devenir espíritu del espíritu...

Más adelante dice que es el derecho el encargado de regular el arbitrio de este devenir... No debería suceder esto si el lenguaje profético fuese igualmente entendido por otros hombres EN UNA SANA COSMOLOGÍA (Profetismo y lenguaje, dibujo 2). Por eso digo que DOS PROFETAS SON IGUALES. En realidad no hace falta el derecho... Y esto, más que real es súper-real, ya que su necesidad está en la Otredad. Este tipo de cosas son las que me hacen pensar en la comunidad como naturaleza no deviniente: O bien la naturaleza en su sustancia es no deviniente, o bien deviene y no deviene, como el chiste del perro obediente (yo lo llamo o no, y él viene o no viene).

Lo peor es que ésta SANA COSMOLOGÍA no va a ningún lado con lemas como «los valores están antes que las partes interesadas», siendo estos valores los derivados de la Ley profética hacia la pobreza redimida. La gente no quiere pobreza ni aunque sea redimida. A lo más, cambia pobreza por influencia. Hay que ser muy desconocido para no ofender a Dios: (esconderse en el cuarto para rezar, lavarse la cara para ayunar, no llevar cuentas del mal, no juzgar... con eso ya es bastante para la sana cosmología)

Según Schelling la Historia va de lo Absoluto a lo Absoluto, según un *plan* de Dios (Dios no tiene planes, los tiene el Hombre... no es otra cosa la Historia de la Salvación) que une los contrarios por el camino: libertad y necesidad, objetividad y subjetividad, etc. Schelling puede que esté hablando del Acto; pero en vez de decir que es un Misterio derivado de la Otredad, la Ley profética o el Imperativo Categórico de santidad, dice que puede ser observado a través de la ventana de lo estético. La estética sería un modo de contemplar lo absoluto. Como si con eso se pudiese meter el ojo por la cerradura del Acto para ver a Dios o al Misterio, que tiene que ser un absoluto, que por lo que sabemos debe ser algo así como un gustirrinín por poseer, ya que solo con ver ya de algún modo se posee... Todo esto suena mucho a Parménides. Quizás en Schelling esta síntesis de contrarios, referida a un plan en la Historia, está pensada como una media en el tiempo, o una amalgama de conceptos antitéticos con el tiempo. Pero matemáticamente esto es amalgama. La redención de estos contrarios no se da en el tiempo sino en el Acto, que en todo caso es supertiempo (o Misterio; da igual).

Cada uno sale del Acto como puede (al que mucho se le da mucho se le pedirá), incluso sin entender nada. ¿Que el Devenir provocado es estético, sicológico, sociológico o político?, pues muy bien; con un solo Acto es suficiente para Devenir, y el ciclo DROM es bastante completo. ¿Que muchos coinciden en el resultado del Acto?; eso no puede llamarse doctrina. ¿Que el resultado es una contemplación o teoría sobre lo absoluto?; mientras no haya antiproyección posterior no hay problema. Un deviniente puede tener una cosmología gorda, igual que un antiproyectado; solo que es una cosmología sana porque no le falta la espiritualización por el superser...

Dios puede ser perfectamente un Absoluto andante, o un Inmóvil deviniente. (Heráclito es amigo de Parménides)

Si intentamos traducir la propuesta de Schelling a nuestra visión de conjunto saldría esto de abajo:

 

Yo no veo ninguna Otredad aquí... Todo parece estar proyectado en el plano del ser, ya que a la Identidad Absoluta A=A la llama universo.

¿Lo podemos acusar de antiproyectado?... Para hacer esa acusación deberíamos saber qué tipo de profecía se deriva de este diagrama... Por ir hacia el Espíritu o hacia la Naturaleza no garantizamos ningún tipo de profecía, salvo que el Espíritu sea ese que se habla en nuestra propuesta. Nuestros supuestos son otros, ya que para nosotros no hay separación de materia y espíritu...

etc...

 

Visión del conjunto




Ya hemos dicho qué es Antiproyección. En el dibujo de arriba podemos ver cómo es un proceso de Proyección normal, que es capaz de transmutarse en Antiproyección o bien venir a ser Devenimiento, según los casos. El dibujo muestra una expansión del plano del ser, en particular sería bueno aplicarla a una cosmología: expansión de las cosmologías al espacio metafísico, o a la Otredad... Esta expansión es por un aumento de la DISTANCIA COSMOLÓGICA... : Dc = F(distancia física) + F(distancia sicológica) + Superser... Es como un desleimiento en el Espacio Metafísico. Un deviniente puede tener una cosmología igual de *gorda* que un antiproyectado, siempre que sus viñetas estén separadas una distancia igual al superser generado por el Acto y el Salto...

El Acto deviniente provoca un salto en el espacio de la Otredad. El plano metafísico del ser avanza y se expande. La expansión vuelve a proyectarse sobre el plano del ser (estela del Acto) y produce un aumento de la distancia cosmológica entre puntos del plano del ser.

Para un antiproyectado, esto no se da... NO se expande la cosmología, sino que *engorda* (tanto en las cosmologías sobre la riqueza como en las derivadas de ellas como subproducto, como son las cosmologías de la pobreza irredenta). Por eso se dice de ellos que no se mueven, según el lenguaje coloquial. La Otredad destruye por igual una cosmología conservadora, pero esa destrucción ellos la contemplan como a un Fantasma... Tienen su propia expansión cosmológica ANTIPROYECTADA... Una idea o práctica de Dios no les produce tránsitos que asusten sus cosmologías, y menos por ellos mismos... Los Antiproyectados necesitan una fe antiproyectada para poder engordar sus cosmologías con las distancias al dios pagano. Los devinientes no necesitan fe alguna, pero si la tienen, miel sobre hojuelas. Acordaos de las palabras de ese ante Cristo: *¿cuándo hice yo esas cosas*?...


Para los devinientes es un proceso de espiritualización... Tal y como hay que ir refiriendo este concepto.

No está determinado el número de Actos para dar el salto al infinito. Con uno basta. Si el salto no se da, hay que apelar a Cristo.

Un ejemplo de antiproyección es tomar el incremento de devenir (o superser) como pureza, o como categoría por distancia cosmológica al ser de Dios, y cosas de esas.

Con respecto a las tesis Kantianas del progreso de la Historia, todas serían antiproyección porque todas son planas (están medidas en el plano del ser, que es estela del Acto y en el Acto no hay nada que se llame Historia):

  • El terrorismo moral (el progreso es a peor):
    Esta es la tesis preferida para los conservadores, ya que es la que mejor marca las distancias al dios pagano (moral trascendentalizada y similares).

  • Eudemonismo (progreso por eficacia y eficiencia naturales; incluidas la guerra y la coerción).
    Esta tesis es igual de determinista que la anterior: Llegará un momento en que la profecía ya no sea necesaria porque se haya llegado a la perfección de las cosmologías individuales. Esta tesis tiene siempre más corazón que la anterior, pero al acabar con la profecía, acaba con el devenimiento.

    ¿Quiere esto decir que no es posible la paz perpetua? Sí, si se consigue que todas las comunidades superen la cantidad mínima de devinientes, sean como sean las cosmologías individuales... (no es necesaria ni obligatoria la fe para esto, pero, si se tiene, mejor. La fe queda igualada y superada para los que son capaces de devenir pese a la necesidad y la contingencia: principio de humildad). ¿Y para qué seguirá sirviendo la profecía? Pues para seguir traduciendo al Dios que pasa, pero en la Paz. La guerra no es ningún método divino de progreso hacia la paz perpetua, ningún tipo de economía de la naturaleza hacia Dios, sino hacia la propia naturaleza, que pasará como el cielo y la tierra.

  • Abderatismo (estancamiento moral: se mantiene una media en el tiempo).
    Esta es la más parecida a lo que en realidad pudiese suceder: La Otredad pasa y las cosmologías devienen o engordan, pero las demandas hechas por la otredad son de cambio a 90º, no de progreso en el mismo plano del ser, que no aporta nada al devenimiento (no podéis aumentar vuestra estatura un solo palmo). Estas reclamaciones a 90º son las que los antiproyectados ven como un fantasma y no dudan en clasificar de terrorismo moral (por ejemplo el matrimonio entre homosexuales). Tenemos que recordar que, aunque parezca paradójico, los antiproyectados trascendentalizan el mismo plano del ser; un ejemplo es el de los *cuerpos gloriosos*...

    etc.

Cómo devenir

Cuando el aterrorizado conservador quiso aplicar su figuración a la realidad, pensando que el mundo debía responderle a sus preguntas de modo claro y determinado, notó que la realidad era pasiva; y no con la pasividad del inmoral sino del muerto: una masa informe y dócil.
Ellos esperaban ver corroborada su figuración en forma de razón deviniente y de espíritu, pero se encontraron que la maquinita (la naturaleza, el ontomotor) les devolvía la obediencia material que el metal acusa del martillo (recordamos la definición de materia o carne).
De hecho nunca han cambiado en casi nada las medias devinientes y antiproyectadas de los hombres; esas medias naturales. El mundo no cambió ni un ápice, y eso que el Dios Verdadero estaba proposicionado correctamente (dos mundos y un solo lenguaje)... Ni cambiará, por estas gentes esparcidas por todos los ámbitos de la vida, como la cizaña en el trigo.
La realidad viene después de la figuración, incluida la muerte. Por eso para Jesús de Nazaret los muertos estaban dormidos...
La verdadera predicación debe estar más allá de la casualidad, y más allá de la causa y el efecto: justamente donde el entendimiento Ve a Dios en el Acto segundo, sin voluntad de que Dios sea visto, sino solo de que Dios se muestre en el Acto segundo (deviniente, claro. El antiproyectado no está más allá de la causa y el efecto): *Dad sin esperanza de devolución y el que tenga ojos para ver que vea, o que oiga, que es igual...*.
En la deviniencia se puntean los hechos según la figuración, pero esos hechos no vuelven a formar parte de la figuración. Se avanza siempre. En la antiproyección la figuración se retroalimenta con los hechos (coprofagia).
¿Cómo empieza un modo u otro de figuración? Pues depende de que se padezca de supermiedo o no. El supermiedo es el miedo a figurar de un modo u otro. Su forma más conocida es el miedo a la locura, que es un modo simple de conservadurismo (el rico y el pobre asociado). Se puede tener ese miedo de modo consciente o inconsciente. La figuración es preconsciente (está en la parte de la cosmología sumida en la Otredad). Es un Acto segundo metafísico. El Acto primero metafísico no es objeto de litigio...

La granja de pollos

El hombre es Dios contingente. Por eso se pasa el día preguntando quién soy... Jesús de Nazaret dijo que nadie había visto al Hijo sino el Padre, ni al Padre sino el hijo... Pero no dijo eso de *nadie ha visto al Padre sino el Padre, o al Hijo sino el Hijo*...Las Investigaciones Filosóficas de Wittgenstein, en el punto 97 dicen que a este concepto de Dios se le atribuye un superconcepto y un súper-orden igual al de mesa, silla, lámpara, puerta... Evidentemente la autoconciencia se alimenta de otras cosas que no son precisamente una idea de Dios, ni una teoría sobre todo eso. Esas propiedades simples que se asimilan a la silla y a la mesa son las de la definición del Hombre; y más en concreto las del Devenir Hombre del hombre***. No hay otro Dios (ya que a sí mismo se ha dado todo poder precisamente por ser Hombre). Ya se sabía eso en la antiguedad cuando se decía que Dios confunde a los necios: a los necios que quieren encontrar a Dios en algún sitio que no sea la locura y el delirio de la autoconciencia, ese Dios-Balrog. Una especie de monstruo amador. Dios llama desde la autoconciencia; desde fuera del mundo. Jamás tendrá una salida plana hacia el entendimiento, para no contradecirse a sí mismo. De esta manera fagocita todo el ser y todo el mal. La fe se torna reconocimiento del camino válido de las autoconciencias, por donde el Amor no está oculto por el Velo del Misterio. Por ejemplo el velo del Odio al Librepensamiento. ***...al devenir hombre del Hombre, no de Dios. Desde este presupuesto la Fe no tiene otro sentido que el espacio de posibilidad de encuentro de las autoconciencias en el camino de la Ley profética desconocida. No hay otra Fe.

Hay otra Fe como la religiosa que niega esta Verdad en el Hombre para apropiarse de la Gestión de Devenir de las Autoconciencias. Eso es comprar a Dios, y matar pollos (corderos les llaman ellos).

6º principio del devenir

Cómo devenir2

La perpendicularidad entre la moral y la naturaleza es la que hay entre la profecía y el lenguaje.
La profecía no se alimenta de categorías como fundamento para el juicio, y el lenguaje sí. Es por esto que todo el entendimiento viene antiproyectado, e induce a la autoconciencia al velo del Misterio, y el desarrollarse y devenir borroso y en sombras...: Eso de no ver a Dios claramente.
Ambos lenguajes están unidos en el punto del Acto, y ambos en el acto segundo. Es esta la parábola de *...sí papá, voy*, pero no va; y *... no voy papá*, pero va. Esto segundo, en la antiproyección se da como estoico entrenamiento para la antiproyección; como maligna virtud.
El lenguaje, en su extensión espacial y temporal tiene la oportunidad de cumplir la Ley profética. Las categorías son la *aberración inespacial e intemporal*.
¿Se puede usar una categoría para el lenguaje? Pues sí. Pero solo con amor. Otra cosa es el estertor de una bestia.
..........terminar...

Hablar de hombres

Dios y los procesos de figuración

Cuando uno establece a Dios, puede llegar a todo tipo de límites místicos, pero son ficticios. Los verdaderos son siempre una prueba de fuego: hace hablar a los que se hacen mudos por Dios, y enmudecer a los que lo proposicionan. Estos son los fundamentos laicos del Dios Verdadero. El profeta solo habla de hombres.En la imagen se habla de cómo se obligan los límites místicos a la parte de Dios necesaria para el proceso de analogía (que es Dios entero). Esto incluye una idea-imagen-figura de Dios. La potencia de Dios se devuelve a Dios, y así queda atrapada en el plano del ser. El hombre se *lava las manos* respecto a cualquier potencialidad de Dios otorgada al acto segundo aristotélico. Es de esta segunda manera como el hombre se autoproyecta en el seno de Dios. El hombre es Dios creado.A la relación aRb se le llama universal si (a) está en una posición respecto de (b), tal que (aRb) para cualesquiera (a) (b)... Una especie de espacio lógico. En la realidad los universales se añejan o envejecen nada más que (a) empiece a cambiar de posición respecto de (b) (que cambie la naturaleza de a y/o de b; que tiendan a salirse del campo lógico). Esto se debe a que el grado de penetración del entendimiento con el entorno cambia, a veces a más, a veces a menos. Todo dependerá de cómo el entendimiento sea capaz de asimilar una mayor o menor complejidad, respecto de la propia especificación de operación... Hay quien tiene una especificación de operación (acto segundo aristotélico) perfectamente ajustada a los cambios, incluyendo el transversal profético (sabe ajustar la operación a la demanda de un imperativo profético y a un cambio en la complejidad del entorno), y, en el otro extremo, hay quien no puede hacer nada de esto. Es más, le aterroriza semejante cosa (el eterrorizado conservador). Estos últimos solo tienen un modo de contrarrestar un Devenir Imperativo: llamarlo Ley Natural... De esta manera se descarta toda perpendicularidad (Misterio, error, imprevisión, sorpresa, etc.) . Bien es verdad que el imperativo profético lo es para la autoconciencia, no para el acto segundo, pero, al determinar la cosmología con categorías con rango de verdad absoluta, en realidad fijan todo el Dasein, y de esta manera la profecía se convierte en ley para el acto segundo. Así se pone la moral como moral trascendentalizada, y se determina el proceso de antiproyección... No quieren saber nada de que la naturaleza sea dócil a la figuración de la autoconciencia. No tienen ninguna intención de hacerse Dios, y vivir la agonía de la fe. Claro que todo esto no funciona en tal y tal caso. Fácilmente se puede confundir esto con una ausencia de autoridad o una anarquía operativa. Pero esto no es así, si se piensa que la autoconciencia que recibe estos consejos es Dios mismo, y Él no suele dar estos problemas. Para el hombre en concreto y para la comunidad, esto debe ser PACTADO políticamente.Al universal se le llama idea y se le llama inmaterial, pero no es más que una forma de poner los puntos a y b: Una especie de distancia relativa entre el hecho a y el b (el que marque la figuración. Como le preguntes a la naturaleza, siempre te responde). Pero *modo de figuración* f(aRb), *yo* e *identidad materia=espíritu* son la misma cosa (eso de que ética y estética son la misma cosa). Así que la idea es el yo, y por tanto material (de la abundancia del corazón habla la boca) (ponemos algo de materia oculta para los agujeros del teorema. ¡Fácil! ¿no?. Por ejemplo el hijo del que adultera con la mirada...).Que una cosa sea universal carece de importancia. Lo importante es que sea profético (superuniversal=universal + cambios de lo natural y lo autoconciente).La vida no es la Historia de una vida victoriosa contra la contingencia, sino una historia de amor desde la autoconciencia, que no necesita nada, ni siquiera la fe.

Una tautología alfa es: *el hombre es una propiedad extraña de Dios*:

Dios Deviene en toda filosofía

Hegel y Platón hablan de una teoría parecida sobre la idea: la idea llama a las cosas hacia su fin... Esto es finalista y purista? Veamos:
La idea sería el algoritmo definitivo que determinará y determina lo particular, esto es: hay un algoritmo perfecto para el Devenir de la autoconciencia capaz de establecer una estructura del mundo (en su sustancia) que se corresponda con un mandato profético. En este caso los hechos responderían a este algoritmo que sería el modo figurativo alfa. El problema es el fin de las cosas, y este fin está determinado diversamente, y a 90º, si es que Dios se cumple en el Hombre o el Hombre en Dios. Esto significa que la idea es un mero recurso, un mecanismo. La idea responderá automáticamente a su modelo de contrato (así es cómo el hombre crea al mundo).
Si Platón decía esto, otras interpretaciones serán un rapto (bueno, vamos a llamarlo por su nombre: un robo) a la filosofía (lo digo por esos paganos que se hacen llamar cristianos por aquí, por esta parte llamada de Occidente).

Navegar en login

Los límites místicos son límites proposicionales (son proposiciones), pero se mueven en el espacio de la Otredad manifestando hechos nuevos.

Lo otro

Otredad es lo otro. En física y en lógica es lo que no ocupa el mismo lugar al mismo tiempo. En metafísica, la otredad es la multiplicidad. Ahí es donde no se pueden medir distancias. Por esto es por lo que la multiplicidad por el ser es el primer principio del Devenir (hay otro, luego hay Dios). Decir que el ser es Otredad es decir que lo uno es lo otro y lo otro es lo uno. Dios es hombre y el hombre Dios de alguna "manera". Esta manera es la del Devenir: El hombre admite que Dios viene, y Dios admite que el Hombre viene o cambia (este es el "espacio lógico y metalógico del pacto entre hombres... hablo del político también). Este es el Novum como categoría.

El significado se da en el Acto, no en el lenguaje...

Ejemplo:

Si el lenguaje fuese un Acto, la proposición anterior sería al revés.
Powered by Redaxscript 2.1.0 o Design and realization by Jörg Steinhauer & Henry Ruhs