El Devenir es obligatorio

El problema es que toda cosmología falla en el Acto... o sea que no domina el acto. Para Dios, ser santo y ser profeta es una misma cosa... Un santo que no es profeta es un impostor... (es ese aterrorizado conservador, sombra antiproyectada de la oscuridad de la Otredad. Piensa que la luz del día es la luz de Dios... el pobre).

Esta es la única razón de existencia de un Dios Verdadero. Por alguna razón desconocida, solo este Dios es capaz de tomar decisiones sobre el Acto, ya que el hombre solo puede seguir el movimiento del ontomotor. O sea, que la voluntad de Dios está fuera del plano del ser, ya que tiene, o de hecho hace respetar, una libertad del hombre igual a la suya.

Si os fijáis Dios solo da o consiente.

Powered by Redaxscript 2.1.0 o Design and realization by Jörg Steinhauer & Henry Ruhs