Hablar de hombres

Dios y los procesos de figuración

Cuando uno establece a Dios, puede llegar a todo tipo de límites místicos, pero son ficticios. Los verdaderos son siempre una prueba de fuego: hace hablar a los que se hacen mudos por Dios, y enmudecer a los que lo proposicionan. Estos son los fundamentos laicos del Dios Verdadero. El profeta solo habla de hombres.En la imagen se habla de cómo se obligan los límites místicos a la parte de Dios necesaria para el proceso de analogía (que es Dios entero). Esto incluye una idea-imagen-figura de Dios. La potencia de Dios se devuelve a Dios, y así queda atrapada en el plano del ser. El hombre se *lava las manos* respecto a cualquier potencialidad de Dios otorgada al acto segundo aristotélico. Es de esta segunda manera como el hombre se autoproyecta en el seno de Dios. El hombre es Dios creado.A la relación aRb se le llama universal si (a) está en una posición respecto de (b), tal que (aRb) para cualesquiera (a) (b)... Una especie de espacio lógico. En la realidad los universales se añejan o envejecen nada más que (a) empiece a cambiar de posición respecto de (b) (que cambie la naturaleza de a y/o de b; que tiendan a salirse del campo lógico). Esto se debe a que el grado de penetración del entendimiento con el entorno cambia, a veces a más, a veces a menos. Todo dependerá de cómo el entendimiento sea capaz de asimilar una mayor o menor complejidad, respecto de la propia especificación de operación... Hay quien tiene una especificación de operación (acto segundo aristotélico) perfectamente ajustada a los cambios, incluyendo el transversal profético (sabe ajustar la operación a la demanda de un imperativo profético y a un cambio en la complejidad del entorno), y, en el otro extremo, hay quien no puede hacer nada de esto. Es más, le aterroriza semejante cosa (el eterrorizado conservador). Estos últimos solo tienen un modo de contrarrestar un Devenir Imperativo: llamarlo Ley Natural... De esta manera se descarta toda perpendicularidad (Misterio, error, imprevisión, sorpresa, etc.) . Bien es verdad que el imperativo profético lo es para la autoconciencia, no para el acto segundo, pero, al determinar la cosmología con categorías con rango de verdad absoluta, en realidad fijan todo el Dasein, y de esta manera la profecía se convierte en ley para el acto segundo. Así se pone la moral como moral trascendentalizada, y se determina el proceso de antiproyección... No quieren saber nada de que la naturaleza sea dócil a la figuración de la autoconciencia. No tienen ninguna intención de hacerse Dios, y vivir la agonía de la fe. Claro que todo esto no funciona en tal y tal caso. Fácilmente se puede confundir esto con una ausencia de autoridad o una anarquía operativa. Pero esto no es así, si se piensa que la autoconciencia que recibe estos consejos es Dios mismo, y Él no suele dar estos problemas. Para el hombre en concreto y para la comunidad, esto debe ser PACTADO políticamente.Al universal se le llama idea y se le llama inmaterial, pero no es más que una forma de poner los puntos a y b: Una especie de distancia relativa entre el hecho a y el b (el que marque la figuración. Como le preguntes a la naturaleza, siempre te responde). Pero *modo de figuración* f(aRb), *yo* e *identidad materia=espíritu* son la misma cosa (eso de que ética y estética son la misma cosa). Así que la idea es el yo, y por tanto material (de la abundancia del corazón habla la boca) (ponemos algo de materia oculta para los agujeros del teorema. ¡Fácil! ¿no?. Por ejemplo el hijo del que adultera con la mirada...).Que una cosa sea universal carece de importancia. Lo importante es que sea profético (superuniversal=universal + cambios de lo natural y lo autoconciente).La vida no es la Historia de una vida victoriosa contra la contingencia, sino una historia de amor desde la autoconciencia, que no necesita nada, ni siquiera la fe.

Una tautología alfa es: *el hombre es una propiedad extraña de Dios*:

Powered by Redaxscript 2.1.0 o Design and realization by Jörg Steinhauer & Henry Ruhs