La mosquera

La única realidad que soporta proposiciones sin sentido, es la interior. Porque el mundo es mi mundo: una es la realidad alucinada, y la otra la moral.

Cuando la realidad no avala una proposición verdadera sin sentido (*) (* Toda proposición interior es verdadera) se dice que alucinamos o mentimos.

Cuando la realidad puede soportar la proposición verdadera sin sentido, es debido a que la comprobación del sentido es lo suficientemente compleja como para dilatar la decisión sobre su verdad, y en la mayoría de los casos, la diluye: aparecen los objetos que caen bajo el concepto formal, y que son los mismos de siempre (forman parte y emanan de la estructura lógica del mundo).

*******************
Una proposición verdadera sin sentido, es lo mismo que una proposición falsa sin sentido (p=~p)
********************************

Una proposición compleja sin sentido es siempre verdadera.

Una proposición compleja con sentido es igual que una proposición compleja sin sentido.

Si la realidad es necesariamente lógica, la proposición con y sin sentido, también lo son: ambas tienen/pertenecen a una proposición lógica (p) (son objetos de p). De esta manera puede ser p su propia demostración, o p es objeto de sí misma (Dios crea el mundo).

P es un concepto formal, es una variable y su objeto (el mudo que habla).

(...y Dios dijo...)

Si las proposiciones verdaderas no fueran todas verdaderas, solo haríamos proposiciones con sentido. siempre diríamos la verdad (buena o mala): o la realidad no sería compleja, o veríamos claramente la complejidad.

Tanto para Dios como para el hombre, todas las proposiciones internas son verdaderas, la diferencia es que a Dios no le hace falta la realidad, y el hombre no tiene más remedio que vivir en ella. Si el hombre es Dios, el Dios al que no le haga falta la realidad, es falso. A lo único a lo que se puede llamar falso, sin que ello sea una proposición interna, es a Dios. Por eso Dios habla con palabras de Hombre, y al revés. Por eso la realidad está doblada hacia la Otredad, y la proposición sí es capaz de mostrar la verdad, en una topología concreta. Lo que puede ser dicho, puede ser dicho claramente, y aquí es donde la mosca topa con la mosquera.




Powered by Redaxscript 2.1.0 o Design and realization by Jörg Steinhauer & Henry Ruhs