Terminator

Hegel dice que el alma bella... endurece su corazón porque no es capaz de reconocer que el espíritu puede poner y quitar la realidad, y de este modo, se le hace imposible perdonar los pecados.
Puede sospecharse con razón que ese espíritu que se invoca no sea más que la irrupción de un Dios infame al seno de la cosmología individual. La cosa es ¿Debo dejar de hacer profecía por perdonar los pecados? Y en ese caso, ¿qué es exactamente el perdón de los pecados? ¿permiso para matar?...
El entorno del profeta no es el del perdón, ni el de la reconciliación, ni el del pecado, pues su acción está fuera del mundo. Pero hay que recordar que el máximo deviniente inferior (o el mínimo superior, según se vea) lo marca la Ley, esto es, que no se puede matar invocando este precepto. El profeta ama, aunque no lo necesita.
Posdata: muy bueno lo de poner y quitar la realidad... Aquí Hegel habla claro de cómo la figuración prepara la realidad: realidades alfa y beta.
Powered by Redaxscript 2.1.0 o Design and realization by Jörg Steinhauer & Henry Ruhs