El corazón del lobo

La procedencia de las cosas de Dios se realiza, pues, en un riguroso sentido de gradación, y así se llega a un orden jerarquizado del ser, a una ontología de estratos. Las cosas efectivamente participan de Dios de muy distinta manera: cuanto más cerca, más participan de Dios, y es mayor su unidad interna; cuanto más lejos, menor es la participación y mayor la dispersión en lo múltiple...


Johannes Hirshberger: Historia de la filosofía. Tomo I. Herder. Edad Media. Pseudo Dionisio Areopagita. Último sentido del ser, pág 322.

Powered by Redaxscript 2.1.0 o Design and realization by Jörg Steinhauer & Henry Ruhs