Primer principio del devenir

Se puede ver el primer principio del devenir en este diagrama del fantasma eleático.

Antiproyección?

Antiproyectar es pescar a Dios en el mar de la Otredad para traerlo al plano del ser, a firmar contratos con el hombre... Este artículo pretende explicar esto (que ya estará explicado de mil formas en mil sitios distintos).

En lo relativo a la sicología, antiproyectar es hacerse una casa metafísica, y el modo de figuración perteneciente a esta figura de hombre es la de defensa de la casa contra el enemigo exterior, que por desgracia para el resto de hombres es el Dios Deviniente en la Autoconciencia, bajo la forma de Hombre Deviniente. Dependiendo del grado de antiproyección individual, esta enemistad llega a sus últimos extremos.

Es Dios el que tiene que cumplirse en el hombre, no el hombre en Dios. Lo que en esta viñeta llamamos plano del ser es más bien *plano del Acto*... por dejar al Ser (con mayúsculas, o sea: Acto + Devenir = Superser) claramente en el espacio de la Otredad, dejando lo visible como estela del Acto o río de Heráclito... En el contrato solo puede meterse Hombre en Acto, no puede meterse categoría de *Ser* (por ejemplo cosmologías o distancias del ser del hombre respecto al ser de Dios... y cosas de esas)

Si decimos que en el Acto es lo mismo ver que hablar, quizás no es porque nuestros juegos de lenguaje, por los que nos damos certeza de nuestros propios pensamientos, excluya la posibilidad de duda (nuestra autoconvicción), sino porque realmente en el Acto sí haya una realidad metafísica de acceso privilegiado de Dios a su propia Autoconciencia en nuestra autoconciencia (la que maneja la sustancia del mundo a través del modo de figuración...). De este modo pasan cosas:


  • Dios se encuentra el camino despejado y la autoconciencia propia genera tautologías alfa... (el juego de lenguaje es congruente con la autoconciencia de Dios. Que es lo mismo que decir que la posibilidad lógica individual y la de Dios coinciden. Las conexiones de objetos en el pensamiento coinciden. Se puede decir con toda exactitud que el yo piensa con el pensamiento de Dios)
  • El camino no está despejado y es necesaria la conversión... (No se da esta congruencia, y Dios no tiene acceso a su propia Autoconciencia: Dios-Hombre, Dios-contingente...)
    Salvar este segundo caso es prioritario como se ve; y afirma la idea de una acción salvadora de Dios sobre la Antiproyección (o simulación metafísica).

    La proyección simple o limpia del paso de Dios en la autoconciencia del hombre es la forma del juicio como devenir de un nuevo Misterio, en contraposición a la *antiproyección* o juicio sobre el Absoluto como convicción. Esto último no es una forma lógica de la fe, sino de su contrario. Sus símbolos son de cordura síquica, clasificaciones del ser en categorías absolutas medidas por distancias a la convicción y, en general, cualquier otro medio para huir de la saludable agonía del Dios Verdadero (al que solo se llega tras la muerte)... Dios aparece como Ley profética, que no es un juicio sobre el Absoluto (a tí que te importa quién sea Yo, le dijo al que le preguntaba, Moisés, creo) sino como Misterio del acto segundo (aristotélico). Una huida hacia la autoconciencia lo es hacia la Libertad, la Verdad Absoluta o Dios, salvo en los casos de antiproyección, en los que esa huida se toma como librepensamiento peligroso. Peligroso solo porque ese camino de salida no solo es una manera de escapar a la depredación segura de los paganos antiproyectados, sino que es el Camino de la Vida. Por esto son doblemente odiados los que manifiestan la prescindibilidad de la fe (ni lógica ni ontológicamente la fe es un nexo causal).

    Cristo viene a suplir la contingencia por la que la autoconciencia del hombre no puede devenir hacia la profecía. Amor y profecía son una y la misma cosa (por eso no hubo ningún nacido de mujer mayor que Juan Bautista, salvando a Jesús, que ya estaba profetizado).


    Si alguien necesita un Dios taumaturgo, es para defender que Dios no convive en la autoconciencia del hombre, y de ese modo poder gestionar la propiedad del devenir sin los sobresaltos de lo desconocido (por ejemplo, el Dios Verdadero).

    Lo que fija lo dado-devenido es la contradicción, porque es capaz de mostrar las conexiones de objetos (ver Wittgenstein); pero solo muestra estados de cosas y no sentidos últimos. Esto significa que la Verdad Absoluta no puede presentarse por el lenguaje lógico-proposicional. Solo puede *mostrarse* (ordeñar el lenguaje).

    Si mostrar es aparecer, la Verdad es Absoluta porque lo es *en movimiento* (río de Heráclito): hay una conexión interna entre el movimiento (dado-construido) y el devenir (dado-devenido). El devenir es el Absoluto establecido en el acto 2º como Misterio.

    Dios es un Devenir del contrato entre hombres y no forma parte alguna de ese contrato.

    En su obra póstuma, Kant lleva razón cuando dice Que Dios se hace Dios a través de imperativos categóricos de santidad. Sólo le faltó matizar que esa proposición era ambivalente: Lo mismo lo puede decir uno bueno que uno malo, y sus respectivos contradictorios: el bueno que se piensa malo; el malo que se piensa bueno; el malo que se piensa malo y el bueno que se piensa bueno... Así que esos imperativos pueden ser devinientes o estar antiproyectados y, o bien sale un Dios Verdadero o uno falso. Lo peor de todo esto es que el que sale falso lleva la autoconciencia consigo. De este modo el mal se hace naturaleza.

    Dios tiene que cumplirse en el Hombre significa: es el hombre el que hace a Dios. Este hacer a Dios es lo que remite al Misterio del Acto procedente de la Otredad (o Dios para los creyentes). La Otredad tiene que cumplirse en el Hombre significa: es el hombre el que hace la Otredad. Aunque la segunda parezca dirigida al vacío es igual que la primera. Hace falta antiproyectar para colorear la primera proposición con categorías para Dios y en todo caso, igual se puede colorear la segunda sin detrimento alguno del resultado: ¿Cuándo hice yo esas cosas? (Mateo 7:22; Mateo 25: 31 y sig)... Vestir esto de sicología o sentimiento, que yo sepa solo se suele hacer para alimentar el odio, que es lo único que es capaz de impedir la visión de las tautologías alfa, o convertir las alfa en beta. Si no tienes estos cuidados ¿para qué te sirve tu fe? La tesis fundamental sería saber si uno puede amar estando antiproyectado. Yo digo que no CON el amor de Dios, pero sí DEL Amor de Dios... ¿Que qué?... Pues que Cristo ha venido a salvar a los antiproyectados. Los devinientes ya conocen el camino. Dios no echa mucha cuenta a los devinientes, ya que está atareado con los antiproyectados.
    Enlaces relacionados:
    Puede que el conocimiento tenga que antiproyectar por necesidad: la idea de Dios puede ser un recurso obligado para el proceso de analogía:

    Dios es necesario para proposicionar a través de categorías de juicios: hay que medir un inefable (una distancia a Dios) para establecer una categoría (una categoría es una proposición de valor cero más una distancia de valor infinito. Por eso somos ciegos y mudos, y por eso está el acto segundo aristotélico hundido en la Otredad)... Es como si Dios nos quisiese muertos para estar vivos. La proposición misma está antiproyectada. Por eso la tautología o la contradicción son propiedades de una verdad menor (la de lo visible; la de los *muertos dormidos*). Proposicionar lo invisible es a lo que se dedica la parte escondida del entendimiento (Bueno, esto, al menos, debería servirle para no decir nunca más eso de *la vida es así...*).

    La multiplicidad autoconciente se da en el mismo proceso de figuración. Por eso se dice que Dios está en la autoconciencia. Las dos figuraciones son inmiscibles: *El acuerdo político siempre es un logro de Dios*.

    ... Quizás no es que se sea platónico o no, sino que se esté antiproyectado o no. Este puede ser el motivo de la antiproyección *natural* o propia del plano del ser: *el ser es* es lo que demanda esta antiproyección...

    Todo esto no es una fenomenología del espíritu (aunque lo sea). Que haya o no una reconciliación final entre lo uno y lo múltiple o entre Heráclito y Parménides no es un objetivo de trabajo. Si al final sale algo de esto habrá salido del amor de un ciego sordomudo (¿qué mayor prueba de la existencia de Dios?). Amar con la claridad del que ve y conoce o toca lo Absoluto, ¿qué mayor prueba de existencia del Diablo?... ¿Qué humildad quieres? ¿La que se cobija en categorías o la que se hunde en la agonía? Es preferible que te vuelvas loco. Quédate solo porque ante ese Diablo muchos se hunden en una nada doble: la nada de no devenir y la de la multiplicdad. Solo por Jesús de Nazaret tu Dios es mi Dios, y por ti solo si tu devenir tiene más de 45º...


    Cada dibujo genera un símbolo distinto: lenguajes distintos, conocimientos distintos... Hay tres (mejor dos) conocimientos: (el natural), el deviniente y el antiproyectado. El natural es común a los otros dos (los otros dos tienen media cosmología sumida en la otredad, aunque los antiproyectados lo tengan todo obligado al plano del ser...)

    imagen sinóptica
    Cada una de las lamas es una cosmología (o una persona)



    imagen sinóptica
    Cada una de las lamas es una cosmología (o una persona)
    No es que las cosmologías antiproyectadas no exploten en el espacio de la Otredad como les ocurre claramente a las Devinientes, es solo que les da igual, ya que esto solo ocurre en el espacio metafísico: algo así como la lluvia que cae sobre un perro que come. En realidad no tienen fe. Estos antiproyectados son los verdaderos ateos y enemigos del Dios Verdadero, del hombre y de la naturaleza (tan original como dicen los sofistas)...

    Si veis a un gran representante platónico, sobre todo los que se hacen llamar cristianos, condenar la riqueza, solo hacen simulación. Nunca condenarán con nombres y apellidos, ni morirán por ello (solo mueren los que de sus huestes han servido de señuelo, tomados por santos y profetas, etc, y que han recibdo un alimento específico para esto)... Conocen estas verdades como las conoce el malo, y las usan como un pez abisal usa una lucecita que sale de su cabeza.

    La política pertenece a la naturaleza... El correlato político de esto es variopinto, como los meteoros. El Misterio se cumple unipersonalmente, si no, Dios solo hubiera creado a una sola persona. Fijaros en el interés que la Iglesia pone en la colectividad por encima de la individualidad... Que el contrario político sea una necesidad para el Devenir (o la venida de Dios) como aparece en los ejemplos que se dan de la definición Hegeliana de devenir, es propio de un Dios infame. Necesariamente la Verdad debe mostrarse como una verdad política (en el caso de que la comunidad tenga un ángulo superior a 45º de devenimiento) o al menos, como una derivada de los principios políticos (si el ángulo es menor de 45º y la política es dominada por la antiproyección).

    -----------------------------------------------------------

    Dios se cumple en el hombre = Dios se cumple + el hombre se cumple.

    El hombre se cumple en Dios = El hombre se cumple - Dios se cumple.

    En los dibujos se ve a los espacios transmutados (el segundo dibujo da como resultado una realidad de fantasía)... Los primeros pueden ser Kantianos, los segundos son sin duda eleatas, o eso parece...

    Cuando se pone la Ley en la otredad, no hablaríamos de Ley universal al modo de Kant; se trataría de la Ley de los profetas. Es el imperativo categórico de santidad, que es Dios mismo; O Espíritu Santo, como lo llaman otros... Es Misterio en acto.

    La ley dice: mi desconocimiento no me exime de mi deber.

    La ley dice: el desconocimiento de otros no me exime de mi deber.

    La 1ª ley no es una ley moral; la segunda sí. Es Kantiana, y también profética.

    Si la proposición de Dios es una proposición del hombre, el segundo dibujo es una antinomia en sí misma, una proposición sin sentido, una contradicción en sus términos, ... etc.

    La antiproyección es hacer del plano del hombre o del ser (en acto) el espacio de la otredad. En el segundo dibujo, lo que se ve como plano de Dios es una fantasía visual. En realidad se trata todo del mismo plano del ser, ya que el hombre no está en la otredad, salvo en el acto... que es un punto metafísico (sin coñas...). El profetismo del dibujo 2 es falso, y da como resultado antidevenir, que es devenir en el plano del ser (eficacia y eficiencia), no en el de la otredad (pobreza).

    Casos: (por ejemplo la muerte no deseada de Jesús de Nazaret)

    La moral no interviene en el camino hacia la pobreza redimida, salvo para condenarte.

    La moral antiproyectada es una imagen fija o paralizada de la otredad en el plano del ser. Es esta calidad de estática la que le otorga la categoría de "transcendente" pensado como algo "cercano" a algún tipo de absoluto: obligatoriamente lleva al acto la ley de una trancendencia quieta y determinada . En el Devenir normal se lleva al Acto la moral de la ley profética... que es desconocida y además se mueve. La fe es la ausencia de un conocimiento claro y distinto. El que lo obtiene por decisión propia (hace uso de la voluntad en vez de usar la libertad de Dios) renuncia a la fe.

    Por eso la fe es más que Dios, y todos sabemos que el objeto de ambos es el hombre. Es esto precisamente lo que impide la "transcendencia" del Dios Verdadero.

    El antiproyectado no ama con el amor de Dios, ama del Amor de Dios.

Tocar a Dios (o la profundidad del pozo)

Dios no está en el plano del ser, sea Dios lo que sea... Para que esto no sea muy contradictorio, al menos no más de lo conveniente, deberíamos llamar -plano del Acto- al plano del Ser... y dejar al ser cómodamente en el espacio de la Otredad, por donde navega Dios. De este modo se entenderá mejor que toda la cosmología (los cuadraditos esos del ontomotor) sea Acto: toda la naturaleza visible y el ser visible lo son porque están en Acto... Si no llevamos el ser a la Otredad, seguramente estemos antiproyectando (algo así como ser conservadores sin saberlo). No es extraño que el acto sea más que el ser, la Creación es así: Devenir + Acto.
Muchos dicen que la fe es superior a la ciencia... pero si les pides un certificado de Dios a uno de esos que se dicen creyentes, te lo dan. Y si se dice sacerdote ya ni te cuento.
Fundamentos de esto:

.- Ambivalencia proposicional universal: Esta ambivalencia es una propiedad del ser debido a que es una estela del acto. No se por qué, pero la Verdad se dice con proposiciones contradictorias. La Verdad NO es una verdad lógica. Su naturaleza original es otra. Eso es lo que está oculto al conocimiento claro (como en un espejo como decía Pablo de Tarso)

.- Antiproyección (por meter cosmologías o Dioses en el contrato de hombre...)

Este es uno de los casos de proposiciones del tipo: Verdad>Fe>Dios.

No os preocupéis, siempre podréis encontrar alguna proposición de sentido contrario que calme vuestra agonía (Dios>Fe>Verdad)... En caso de dudas, cumplid la Ley.

Punteo de hechos

Para un Dios deviniente en la identidad materia=espíritu, es absurdo pensar que haya venido a salvar a los profetas.

¿Cómo están vinculados la proposición elemental y el darse efectivo de un estado de cosas lógico o metalógico?...

Ambas figuraciones ponen hechos. Ambas tautologías crean sus propios espacios de contradicción... ¿En base a hechos y objetos? Quizás no. Para eso sirve una visión del mundo: para gestionar (fagocitar por el ontomotor / autoconciencia) los hechos, los objetos, el proceso de entendimiento (VER). Quizás es más facil decir que, una vez puestos los hechos por los modos de figuración, estos se comportan como una tormenta. Lo que es la relación proyectiva al mundo de ambos modos proposicionales es la misma, pero una de ellas no tiene sentido. La proposición no muestra solo una verdad o falsedad lógica, sino también la metalógica. La verdad o falsedad del sentido de la proposición también se muestra en la proposición, y en este último caso no tendría que ver con los hechos, así que no valdría la relación proyectiva al mundo de Wittgenstein 3.11, sino otra diferente por la que la relación proyectiva lo es no al mundo sino a la Otredad (esta sería una clase de explicación de eso que yo digo que es una sombra sobre ladeviniente Otredad producida por la parte deviniente del mundo (Dios en el Hombre. El mem de Dios necesario para el proceso de figuración se devuelve a Dios, quedando en el ser solo un punteo determinado de hechos, un rastro, con una forma inevitablemente natural (ya que solo hay un lenguaje, o si se quiere un solo signo proposicional (Witt 3.11). Este devolver a Dios es la relación proyectiva a la Otredad, así como devolver a los hechos es la relación proyectiva al mundo. El que no quiere devolver a Dios, negando la relación proyectiva a la Otredad, establece que vale la relación proyectiva al mundo para mostrar el sentido de la proposición; con esto mete a Dios en el contrato del Hombre con el Hombre. Odia el pacto: Una parábola que habla del Misterio, se convierte en una proposición a la que el mismo Dios pertenece (Wittgenstein 3.13:*...A la proposición pertenece todo cuanto pertenece a la proyección; pero no lo proyectado. Así pues la posibilidad de lo proyectado, pero no esto mismo*). El algoritmo que muestra las proposiciones sucesivas de un modo de figuración u otro es el que debe mostrar una ecuación falsa o una verdadera. La Verdad en Devenir debe mostrarse como sentido último de la proposición, como finalidad de la proposición. La forma de proposicionar es la que muestra la verdad o falsedad definitiva.

Las tautologías alfa o beta permiten cualquier estado de cosas alfa o beta. Esos son los dos mundos existentes. Para esto es necesario que la proposición diga lo que la figuración tiene establecida como condición veritativa (la figuración se hace desde fuera del mundo. Si el hombre fuese libre y no contingente, esa figuración coincidiría con la de Dios. Pero es libre y contingente porque no figura exactamente como Dios, no porque no sea libre, sino porque *no figura exactamente como* (lo de los 45º de devenimiento mínimo)... Eso clásico de que vemos como en sombras)

Los objetos son dóciles a la figuración (por eso el hombre NO es plenamente inocente: No es completamente esclavo de su contingencia)

En este sentido la Verdad Absoluta Deviene como lucha política.

Las categorías quedan comprometidas por el modo de figuración en el proceso de entendimiento. Con ellas los juicios. De modo que se puede decir que, habiendo una figuración propia del Devenir de la Verdad Absoluta, toda otra figuración sea tomada como enfermedad del raciocinio.

En una cosmología ausente de enfermedad mental, esta figuración se hace con plena consciencia y voluntad; así que puede decirse que tiene una predisposición para el mal, o una voluntad expresa a ello. Yo diría que la pobreza irredenta está disculpada por la enfermedad mental producida por la contingencia impuesta por la riqueza irredenta: Al forzar la proposición, la figuración fuerza las categorías para poder crear las posibilidades veritativas. Dicho de otro modo: un rico necesita muchos pobres (y no estoy hablando de dinero)

Digo yo.

Qué tal?

¡Bien!...creo. Sigo creyendo en el mismo Dios Verdadero; pero me he dado cuenta que se va pareciendo poco al Dios de otros. Me encuentro solo con mi Dios. Pero aún no me ha dicho que no sea Él... Estoy contento. Lucho mucho. Lucho por defender una verdad clara solo en mi corazón; oscura en lo real, falsa en los demás. Me equivoco mucho, y soy feliz de seguir a mi Padre. Quiero a mi Padre Dios como a mi padre mismo. - Esto no vale para los profesionales de la Rememoración. Ellos hacen su trabajo sospechando que el hombre anda fundamentalmente perdido, y someten al mundo a una continua acción correctora (¿es eso conversión?) ¿No es mejor el Devenir, que es el Aparecer en la Libertad?
Powered by Redaxscript 2.1.0 o Design and realization by Jörg Steinhauer & Henry Ruhs