Qué tal?

¡Bien!...creo. Sigo creyendo en el mismo Dios Verdadero; pero me he dado cuenta que se va pareciendo poco al Dios de otros. Me encuentro solo con mi Dios. Pero aún no me ha dicho que no sea Él... Estoy contento. Lucho mucho. Lucho por defender una verdad clara solo en mi corazón; oscura en lo real, falsa en los demás. Me equivoco mucho, y soy feliz de seguir a mi Padre. Quiero a mi Padre Dios como a mi padre mismo. - Esto no vale para los profesionales de la Rememoración. Ellos hacen su trabajo sospechando que el hombre anda fundamentalmente perdido, y someten al mundo a una continua acción correctora (¿es eso conversión?) ¿No es mejor el Devenir, que es el Aparecer en la Libertad?
Powered by Redaxscript 2.1.0 o Design and realization by Jörg Steinhauer & Henry Ruhs