Contra Parménides

El Dios verdadero para el hombre, nace del hombre. Cristo es un ejemplo de esto. Perdone por lo de "un".
Los paganos luchan contra el devenir intrínseco del ser del hombre. Dios puede ser absoluto, pero no el hombre; y Dios se define a través del hombre. No se asuste por la aporía. A estas alturas debería estar acostumbrado. Busque el sentido, no el significado. La ontología contiene a la teología, la cosmogonía y la psicología. Dios está entre el hombre y el hombre, si aceptamos que del movimiento continuo emana ser puro. Da lo mismo decir un solo ser para siempre que sea aceptado por Dios, que un ser que deviene y Dios lo espera. Esto explica mucho de la lucha de las iglesias paganas conservadoras contra la ciencia.
La ciencia también puede ser conservadora, pero en sus aplicaciones, no en sus fundamentos. La ciencia es uno de los resultados del movimiento del ciclo de mejora de los recursos para el acto.
Por alguna causa (la independencia de Dios del ser y el acto del hombre) eso funciona solo, sin información de la Dirección (Dios hace que cada casilla del ontomotor tenga movimiento propio, y todos al compás; solo por ser Dios: Dios se visiona solo, Dios se provee solo, Dios actúa solo, Dios se mide como Dios). Pero al hombre lo obliga a mover el ontomotor. Parménides se equivoca.
Si del movimiento continuo emana ser puro, el devenir que Dios pide al hombre para su salvación («ven y sígueme....») también emana ser puro. Esta es una de las justificaciones que se pueden poner para la salvación por el devenir o el autodesarrollo. La "patientia veritatis" también es una máxima para el Camino de la Vida.
También esto parece contradecir el afecto de Dios hacia los perdedores, los pobres y los ignorantes. No es nada de esto. Dios pide al hombre que mueva el ontomotor, pero si no puede, Cristo le echa una manita. Aún así ¿Qué padre no obliga a un hijo a esforzarse en cumplir por sí solo las taréas? No temáis en poneros a la Derecha de Dios Padre. Cristo os hace un lado.
Powered by Redaxscript 2.1.0 o Design and realization by Jörg Steinhauer & Henry Ruhs