La expansión

Cuando una cosa se expande como Dios manda, se destruye. Esto que le pasa a la semilla, le debe pasar al hombre y a las organizaciones. El afán de prevalecencia es contrario al devenir como Metanoia para la salvación o el mundo y hombre nuevos. Las empresas y los hombres no se forman para ser árboles, sino para ser semillas.

PD: Todo se expande al infinito. Lo que pasa es que nadie quiere y abortan la expansión con cualquier método. Por ejemplo el de las categorías: fijan los sentidos de las proposiciones con la necesidad y la contingencia... Si no, sería una hemorragia (eso del vértigo existencial).
Powered by Redaxscript 2.1.0 o Design and realization by Jörg Steinhauer & Henry Ruhs