La ley de los profetas

Todo valor y sentido último están fuera del acaecer. No es posible el lenguaje ético y la estructura ética. Esta solo se da en el Acto, como Inefable. Una definición del mundo, una idea de lo ético universal, inmóvil, es contrario a Dios. El único referente de la ética de lo Inefable es Cristo Jesús. La ética no debe entrar al campo lógico. La doctrina queda en entredicho. El hombre libre según Dios es un hombre Inefable. Poco adecuado al espacio lógico. La ley es: DOS PROFETAS SON IGUALES.

Powered by Redaxscript 2.1.0 o Design and realization by Jörg Steinhauer & Henry Ruhs