La ruleta rusa

Enlaces relacionados:
Tercer principio del devenirEn la muerte, la autoconciencia deja de ser cosmológica (el ser es cosmológico). Es un cambio de estado. (Se acaba lo de Prandtl-Glauert. Ver def. de ser. Digamos que, despejado el humo, el Misterio se ve con nitidez)Cuando la fe se aleja de la profecía, deja de ser fe para convertirse en cosmología. Por ejemplo, el que quiere usar permanentemente la virtud: La virtud está sometida a la profecía del acto segundo aristotélico, no la profecía al acto segundo (antiproyección). Por eso la verdadera humildad se aprende muchas veces por la valentía de la vergüenza. Los movimientos de las categorías del ser marcan el movimiento de los temporales de la antiproyección. Este es un fenómeno propio de la multiplicidad (grupos, empresas, iglesias, tribus, castas, clanes, familias...). El devenir es un movimiento hacia la individuación. El mundo no deja de ser gobernable por esto... Solo deja de ser salvaje, ya que el salvajismo de la libertad interior queda dominado por la libertad salvaje interior de Dios.

Si las posibilidades veritativas de la proposición las ponemos en conexión con los hechos, las proposiciones de la verdad son proposiciones lógicas (la verdad se debe a la verdad de los hechos), pero si las ponemos en conexión con los modos de figuración, son tautológicas: la verdad no tiene conectividad con el mundo, es misteriosa y desconocida (verdad moral). Este es el problema moral-naturaleza. La verdad natural es la ley de posibilidad de los hechos, la moral la del devenir, que cumple la ley profética. Las tautologías alfa y beta ocupan todo el espacio de posibilidades naturales y morales. Ocupan todo el espacio cosmológico... Esto o cosa parecida dice wittgenstein en su Tractatus 4.463 : *las condiciones veritativas determinan el espacio de juego que les es dejado a los hechos por la proposición*... (Bueno, la verdad es que no se si se refería al la posible robustez veritativa de este capitulillo que usted está leyendo (verdad lógica), o es que se refiere a que estoy intentando crear condiciones veritativas por la proposición misma (verdad moral / sentido de la proposición... etc.)

La posibilidad-probabilidad de devenir debe cumplir una ley, y esta ley es la Ley profética. Debe ser una posibilidad en el acto segundo, no una tautología, si es que la tautología no tiene conectividad con el mundo. El Devenir es el ser absoluto o el superser. El hecho de que estén peleadas la moral y la naturaleza es porque no son los mismos seres. Uno es el que pasa, y el otro es el que viene, era y será. La tautología que no tiene conectividad con el mundo es la beta, por haber usado el mundo para la figuración (por ejemplo, el que quiere usar siempre el mismo valor en su relación proyectiva al mundo. Dios no se repite así. Devenir es sacar del baúl lo nuevo y lo viejo). La alfa, al contrario, muestra el mundo que viene o aparece. Aún siendo esto verdad, si vemos Wittgenstein 5.1362 notamos que los modos de figuración carecen de sentido en sus relaciones proyectivas al mundo: todo se desenvuelve en la Otredad. La acción está fuera del ser (igual que un punto del espacio está fuera de su representación gráfica). Quizás por eso, el movimiento (dado-construido) que se quiere tomar como demostrativo es solo el efecto de Prandtl-Glauert. Dicho esto así, la contradicción de que la acción del antiproyectado también esté fuera del ser no puede resolverse, a no ser que esta acción la tome Jesús de Nazaret en sus hombros. De no ser así, la acción del antiproyectado (acción natural) sigue las leyes de la tormenta (las de la autoconciencia tautológica: la casualidad forzada por la Ley moral, el lenguaje alimentado por los hechos alimentados por la figuración... antiproyección en suma).Que la verdad moral y la verdad lógica coincidan es casual (Witt. 5.1363). También para el deviniente. Pero el deviniente está más acostumbrado. Witt. 5.1363 muestra cómo la verdad moral está peleada con la verdad lógica. Realmente no son útiles ni el lenguaje ni los hechos. Aunque parezca mentira vivimos en el seno de un Misterio permanente. Pero en este Misterio, la Profecía es el único actuar que se desenvuelve sin peleas con la naturaleza. Es el único lenguaje universal por su absoluta individualidad. Dos profetas son iguales solo porque hay un único Dios.Las proposiciones no dicen nada respecto al mundo, sino respecto lo que está fuera del mundo. Incluso una proposición con sentido es una tautología. El lenguaje que dice cosas es otro, o algo misterioso dentro del lenguaje (eso conocido de ordeñar el lenguaje). Conocer sirve para ver (patientia veritatis-mística-santidad) y ordeñar el lenguaje sirve para actuar (poner hechos). Un hecho lo pone la voluntad, y un hecho moral lo pone la figuración. Un hecho de moral antiproyectada (trascendentalizada) (hecho repetido-religioso) quiere y viene a ser confirmado por la probabilidad. Uno deviniente, no.En la identidad materia=espíritu no existe ni el interior ni el exterior. Los hechos vienen determinados por el modo de figuración. Un hecho puede parecer una cosa, pero pertenecer a otro modo de figuración contrario al sentido mostrado por el hecho. Esta es la mecánica de la hipocresía (simulaciones y falsedades en general). La prueba del 8 para descubrir si la figuración de un hecho es deviniente o no es si su resultado apunta hacia la pobreza redimida o no. No es tan interesante defender un derecho colectivo o la contra a la pobreza irredenta, como la lucha por la deviniencia personal (Cristo decía en público que pobres siempre habría, pero en privado a todos los invitaba a tirar el pesado fardo de la riqueza).Es igual buscar una razón en el hecho histórico que en la filosofía. La única diferencia es que las proposiciones son distintas, pero la tautología es la misma. Y como la Verdad Absoluta es necesariamente tautológica por la estructura del lenguaje, por eso el entendimiento y la conversión hay que buscarlos en la contradicción (fuera de la proposición). Lo malo es que fuera de la proposición lo único que está es la autoconciencia... un océano de una soledad brutal.No se oposita para la salvación. Que la Patientia Veritatis sea algo moral dependerá de que coincida o no con la Ley profética (pobreza redimida). De otro modo es amoralidad, naturaleza pura (animalidad), antiproyección... Fijaos lo cruel que es la autoconciencia del hombre: más le exige el hombre al hombre, Dios a Dios, que Dios al Hombre. Todos dicen *ve con Dios...* porque saben que el hombre es más severo. Es la severidad que Dios se tiene a sí mismo en la debilidad y la contingencia. ¿Por qué hace Dios estas cosas?... Ya ahí me paro yo.Sobre las figuraciones alfa y beta dice Wittgenstein en 4.5: *La forma general de la proposición es: las cosas se comportan de tal y tal modo*.

Para que tu muerte sea fructífera, solo debes ser muerto por profetismo. La muerte por santidad es una muerte salvaje (casual-tautológica-estéril). La muerte debe ser contradictoria.

Powered by Redaxscript 2.1.0 o Design and realization by Jörg Steinhauer & Henry Ruhs