Mi esposa se lama Encarnación

1.- si la idea de Dios es la del hombre, hay una razón suficiente.

2.- si la idea de Dios no es la del hombre, hay una razón suficiente.

Ambas dependiendo de la esencia: una, del Hombre, la otra, de Dios.

En 1, conocemos la esencia.

En 2, ni conocemos la esencia, ni la razón.

No sabría decir cómo se asigna Idea alguna a Dios, que no comparta con el Hombre. El resto de sus Ideas, a nosotros, nos da igual.

No hay otro modo de Encarnación.

Así se llama mi Esposa.
Powered by Redaxscript 2.1.0 o Design and realization by Jörg Steinhauer & Henry Ruhs