Mi madre me riñe cuando vamos por el río

Llamar a esta proposición -bloque de texto- o -la nada- es más o menos lo mismo (bueno, el nombre que al final le he puesto es el suyo). ¿Qué categoría le ponemos? No podemos. Y aún así Vivimos, Estamos, Devenimos. Da la sensación de que la moral está por encima del hacer del hombre. Quizás esto es así porque es el recipiente de la Ley Profética en el Acto. No, no es moral sino amor. Es una ley misteriosa y desconocida, nada parecido a la moral, tan útil y manejable... ¿Por qué decía Jesús que amásemos a los enemigos, que no matásemos, que tirásemos la riqueza a los pobres, que tomáramos la fila de la salvación detrás de las *****s?...

Te voy a decir yo cuál es la roca sobre la que asentar el espíritu... : Cada vez más se hunde la daga en el Logos.

Seguiremos confiados moviendo el agua con el palo, mientras nuestra madre, feliz, recoge las ramitas del árbol de la ribera.

Lo que pudiese quedar de Wittgenstein es ya viejo:  El ser Es. Esto es lo que queda del Acto (lo que resta o subyace)... Este es el problema del lenguaje y de la lógica: que trabaja con un eco. En esto es en lo que los Sofistas llevan su razón...

La pobre Verdad es ambivalente en el ser. Quizás por esto tenía Jesús de Nazaret que hablar en parábolas, pero sin garantía alguna de éxito.

Ya hemos dicho que para el Devenir hay que acabar con la eficacia y la eficiencia, que es como decir que es acabar con el éxito...

Mirad a vuestro alrededor y contemplad a los que hablan y negocian del éxito... en el ser y fuera de él. En este mundo y en el Otro. Ahí encontraréis a la alimaña.

Cada vez que mi madre me riñe le digo: ¡Mamá, no me claves la daga en el Logos!...

Powered by Redaxscript 2.1.0 o Design and realization by Jörg Steinhauer & Henry Ruhs