Personas concretas

Kant no puede resolver el problema de la libertad. Quizás no nota o no piensa que la libertad en el plano del ser es ya una libertad "pasada". Es estela del acto.

El devenir solo se alimenta de acto. No se alimenta ni de fenómeno, ni de nóumeno. Los eleatas, estoicos y este tipo de gente, viven bien en ese entorno que atribuye la libertad al apriori moral, alimentado u originado en el espíritu de alguna misteriosa manera, sabiendo que esto no lleva a ningún lado, ni tiene solución. Una libertad así, solo sirve para depredar. Niegan el acto y su misterio, y niegan por esto el principio de humildad. Sus estómagos no les permiten ni un solo minuto de agonía. El hambre los devora.

La sofística es la dialéctica del absoluto en el plano del ser.

Un ejemplo de este entorno del acto son estas palabras de Eusebi Colomer, en su libro sobre la filosofía trascendental de Kant*: --Las ideas de Dios y de la inmortalidad no son condiciones de la misma ley moral, sino solo de su realización--.

Medir distancia es un absurdo. Es una proposición sin sentido. Ejemplo: La taumaturgia... etc.

Medir ser solo puede y debe hacerse en el punto del ser o en el plano del ser: o sea, no comparando al hombre con Dios (cosa esta que no se sabe lo que es), sino con el hombre. En este caso, hay que ir a Jesús de Nazaret para acordar los términos, esto es, las cláusulas del contrato. La pobreza es una de ellas. ¿Es esta una cláusula baladí? No, a juzgar por las parábolas contra los ricos: la maroma, Epulón, el rico cumplidor... Siempre personas concretas.

____________________________ * Pensamiento alemán: de Kant a Heidegger. Eusebi Colomer. Filosofía trascendental: Kant. IX-2, Los postulados de la razón práctica, pág 234 final.



Powered by Redaxscript 2.1.0 o Design and realization by Jörg Steinhauer & Henry Ruhs