El murciélago

No se puede decir que no se oía la Verdad en una niebla densa de mensajes. El amor reconoce la Verdad, como una madre reconoce el grito de su hijo.
Powered by Redaxscript 2.1.0 o Design and realization by Jörg Steinhauer & Henry Ruhs