La Declaración de Guerra

Las inferencias de las proposiciones lógicas (y morales) vienen dadas por las mismas proposiciones y sus objetos. No hay leyes deductivas tampoco en las proposiciones morales. Mi pensamiento dependerá del mundo elegido, de mi forma de contratación (mi forma de figuración: la proposición afirma cualquier proposición que se siga de ella: la Lógica es salvaje y ciega, como la Naturaleza. Ningun Dios Verdadero usaría todas las formas de figuración permitidas por la lógica, ni que la Naturaleza le impusiera forma de figuración alguna, incluidas las inferencias). Todas las proposiciones morales vienen ya inferidas a priori. Si no puedo crear objetos, sí puedo cambiar de mundo. No otro sentido tiene la transformación moral, el camino de la Vida, el Mundo Nuevo, de este mundo.

Vigila el bando en el que has caído, al comenzar la Guerra.
Powered by Redaxscript 2.1.0 o Design and realization by Jörg Steinhauer & Henry Ruhs