El Acto de Aristóteles y el mío

Si en lo moral se lleva el devenir por el acto segundo enteramente al plano del ser, de modo que se sustituye el Misterio aparecido en el Acto segundo por un movimiento previsible o una gradación de lo perfecto a lo imperfecto, o sea, a una especie de gradación del ser, se está midiendo distancia en la Otredad... Y eso es antiproyectar.
Powered by Redaxscript 2.1.0 o Design and realization by Jörg Steinhauer & Henry Ruhs