Enterrar a los muertos (O cambiar el hecho por la idea)

Para la materia=espíritu el hecho es el verdadero contenedor del Espíritu Santo en la individuación pura y en la libertad salvaje interior. Es el verdadero Sagrario porque contiene al Acto (allanad el camino...) Una cosmología de contrato con Dios necesita suplantar el hecho para gestionar adecuadamente las categorías de pensamiento (1) (los antiproyectados no ponen hechos). El mundo entero les está antiproyectado. El hecho queda suplantado por una distancia a Dios en el plano del ser. Esta distancia es intercambiable por muchos tipos de valores y la moral puede dar cualquier resultado deseado (los antiproyectados han hurtado la moral al Acto=hecho al trascendentalizarla). Esto es precisamente lo que la Ley Profética impide al obligar al hecho a ser receptáculo de Dios: Cuando el hecho no lo contiene, Dios lo pone en el hombre en forma de valor o Devenir (perdón, reconocimiento, reconciliación, etc.) Así es imposible que la fe sustituya un valor dado por la Ley Profética. Cuando este valor no interesa al siervo o al señor de Hegel, ambos antiproyectan para poderlo sustituir por el que les interesa, al uno para depredar y al otro para ser libre por la servidumbre...)
Este valor dado se dice siempre como una tautología o una contradicción alfa (pongamos que una contradicción es una clase de tautología: me da lo mismo decir A=A que A=no A ó -A...) Una combinación tautológica o contradictoria de hecho, idea y valor forma una analogía del Hombre en Dios, que es el Devenir de Dios en el Hombre. Este es el metalenguaje (que para Wittgenstein es una especie de mudez mística... pero que realmente no es así). Esta es la mecánica del Acto.
Sí es necesario engordar las cosmologías. La idea vale para esto, pero solo como un recurso para el Acto. Devenir por la idea es usar la idea como arado y no como espada, para romper la tierra del absoluto que se endurece más y más con la debilidad. Devenir con la idea es apuntar la idea hacia la multiplicidad (es como asomar el ojo sobre la superficie del océano del ser). La materia=espíritu para la percepción es absoluta y débil. Es el resto mortal (dejad que los muertos entierren a sus muertos).
Nuestra parte de cosmología hundida en la Otredad es la de *super-hombre*.
(1) Hegel pensaba que este era una parte del esforzado, honrado y limpio camino hacia la razón pura cuando hablaba de la razón observadora, para la que las cosas solo tienen verdad como conceptos. Parecería que está hablando del amanecer de un pajarillo a un nuevo día, pero mucho me temo que se trata de los rituales y ademanes previos a la depredación. Al fin y al cabo Dios Deviene en y a pesar de un depredador.
Powered by Redaxscript 2.1.0 o Design and realization by Jörg Steinhauer & Henry Ruhs