Ética de Wittgenstein

Wittgenstein ha definido la ética desde dentro porque la verdad o falsedad de la figura lógica consiste en el acuerdo o desacuerdo de su sentido con la realidad. Para definirla desde fuera la figura debe ser la metalógica, con acuerdo o desacuerdo con la Otredad o con el Devenir, pero esto no se puede saber. Este es el principio de humildad: que el Acto toca el hecho, como la figura lógica toca a la realidad (Wittgenstein 2.1511). Son ideas similares: una desde dentro del ojo y la otra desde fuera del ojo (del ser al Misterio, o desde el Misterio hacia el ser). Podría decirse que la figura lógica de Wittgenstein está más cerca de la figura lógica antiproyectada que de la deviniente, que tiene su sentido fuera del ser. Lo más que se atrevía Wittgenstein a decir de la figuración alfa es que de lo que no se puede hablar, hay que callar... 2.171: *La figura puede figurar cualquier realidad cuya forma tenga: la espacial, lo espacial, la cromática, lo cromático...*. Si de lo metafísico no se puede hablar, no se puede figurar, así que no puedo hacer una representación gráfica de un estado de cosas metalógico o metafísico... Pero yo lo voy a intentar aún así: Vamos a decir como en witt. 3.032 * si puedo representarlo, es que es posible*... así que es muy probable que haya hechos metafísicos conectados con la proposición lógica a través de una forma de figuración distinta de la interna de Wittgenstein... Si el lomo parabólico de la superficie cuadrática que determina la curva deviniente en el espacio de la otredad la cortamos por el plano del ser, se determina una sección elíptica, que mirada desde un punto interior aparece como un horizonte, que es lo místico de Wittgenstein,. mientras que visto desde fuera del ser aparecería como una elipse... Igual que cuando Einstein definió la gravedad como una curvatura. (Se que según mi tipo de representación de hechos metalógicos o metafísicos, en realidad el deviniente pasea *por encima* o *sobre* la superficie deviniente, mientras que el actiproyectado lo hace sobre la curva vital, que está en el plano tangente a la superficie deviniente, pero ya es bastante intentar hablar de lo que no se puede con el lenguaje mudo de la lógica...) Seguro que no te daré la formula, pero es probable que te esté dando la figura en sus puntos de conexión con la realidad (witt. 2.1511). La solución no es decir que digo cosas ilógicas, sino super-lógicas.

¿Cómo podría ser posible que, como yo digo y parece ser que también dice Wittgenstein (6.13) la lógica y su capacidad para estructurar el mundo desde el lenguaje fuese capaz de ser trascendente, si la usamos día a día? Es evidente que el hablar está doblado hacia la Otredad: La lógica estructura el mundo desde dentro y la superlógica desde fuera. La superlógica es la que permite que las tautologías puedan ser de dos formas diferentes, la alfa y la beta. Por eso el mundo se divide en progresistas y conservadores, falsos y verdaderos (me faltaba poner esto último). En este párrafo se puede ver cómo la proposición se dobla sobre el Acto en dos espacios: el estructuralismo lógico y el supersentido... Si el Acto no doblase el plano del ser, no podría ser una partícula asociada al devenir... como le pasa a la "teórica" partícula gravitatoria.

El sentido hace el 8 del signo del infinito... Pasa por el Acto hacia el ser y dibuja el mundo lógico, da la vuelta y pasa de nuevo por el Acto para el superlógico. El primero da un sentido mecánico relativo al hecho (verdadero-falso), y el segundo da el sentido absoluto (verdadero-falso por deviniente o antiproyectado)... Parece ser que sí, que la Verdad Absoluta es proposicionable, pero solo a través del sentido de la proposición: no el sentido lógico, sino el superlógico (no a través del lenguaje lógico sobre los hechos sino a través de un metalenguaje o un sentido escondido en la proposición... No se de qué manera se conecta con los hechos, ya que me parece que tampoco es una casuística...)


 
El uso de la idea de Dios para el proceso de pensamiento-sustitución-analogía, no se si es el dato de un proceso a posteriori, o es que es el proceso a priori mismo. Algo así como la lógica supertrascendente (ya que la lógica ya es trascendente por sí... pero su trascendencia no supera el hrizonte de lo dado-construido.... Seguramente es la lógica de lo construido-devenido.

un paseo por el pensamiento, visto desde arriba

(Witt. 6.111) Si yo digo que hay dos formas generales de la proposición, estoy diciendo que una es falsa y otra verdadera, y que Dios proposiciona según una de ellas y no según la otra, para no ser un Dios infame. Que la proposición tiene dos relaciones proyectivas al mundo: una la deviniente y otra la antiproyectada, que NO son iguales que la relación proyectiva lógica que estructura el pensamiento desde el plano del ser (el límite místico de Wittgenstein es un límite físico-lógico-mecánico. Es una relación inerte (verdadero-falso) con los hechos a través de objetos). La relación proyectiva de una tautología alfa o beta es una relación proyectiva NO inerte, y se realaciona con los hechos de modo distinto. Los objetos le dan igual. Por ejemplo, en la antiproyección se usa la fe para hacer congruente una curva vital salvaje con una deviniente. Lo salvaje siempre es miedo al Dios Verdadero, al hombre y al sustento... y cosas de esas. En estos casos la fe es necesaria para la relación proyectiva al mundo, incluida la lógica... Este es el principio de la sofística política. Antes de pillar al cojo hay que saber quién es. El estudio de la antiproyección *puede* ser un medio. El dibujito de arriba es ambivalente: Bartolo puede ser conservador o progresista... Hay que ver cuál de las dos tiene UNA SALIDA (alfa-beta) hacia la riqueza o hacia la pobreza. Esta será la naturaleza básica (la estructura súper-lógica) de la proposición en su relación PROYECTIVA alfa o beta, salvífica o condenada y condenante...

Explicaciones a la figura metalógica

Un ejemplo de tautología beta es: *Dios se hizo hombre... y paseaba por la calle*

Un ejemplo de tautología alfa es: *Dios se hizo Dios y devino en un hombre que paseaba por la calle*

Dios solo pasea por la curva deviniente

Si la cosmología individual está doblada, lo están la Verdad y la Fe. Decir otra cosa sería antiproyectar, o trascendentalizar la Verdad, que es lo mismo que hacer que el sujeto pertenezca al mundo (Witt. 5.6.3.2).

La totalidad humano-divina solo atenta contra la conciencia del creyente antiproyectado (o superpagano). Lo absoluto de la Divinidad no es ningún dato interesante, sino su movimiento.

El carácter absoluto de la Divinidad solo sirve para el pensamiento; para el lenguaje lógico en el proceso de analogía, pero no para el super-sentido (el sentido) de la proposición como una tautología alfa o beta. El carácter alfa o beta no lo da un Dios absoluto de esos, al que hay que tratar como un inexistente (o un hecho negativo Witt. 2.06) sino la forma de puntear los hechos por medio del lenguaje, y eso solo lo puede hacer el hombre. La Revelación se hace así. Si la Revelación fuese un lenguaje derivado del Absoluto con carta de naturaleza (sin pasar por el Acto), se mostraría claramente al entendimiento (y sería un hecho positivo) fuese cual fuese la cosmología individual. Lo Absoluto sigue siendo un dato para la cosmología individual (conciencia / autoconciencia) y es incapaz de mostrarse articular para la comunidad. El Absoluto se deja llevar por el viento de la antiproyección como cualquier otro meteoro de esta. El problema de la Verdad es el problema del Absoluto, que hay que restringirlos a la conciencia, a la contingencia (el mundo es mi mundo, Witt. 5.6.2-5.6.4.1). Apelar a un Dios trascendente para solucionar este problemilla es antiproyectar. Antes bien, lo que hay que hacer es solucionar esto con la parte escondida de la conciencia donde Dios es una función de la conciencia: Dios es una función cúbica para los devinientes y cuadrada para los antiproyectados (están agachados debajo del cubo trascendental, en el plano del ser: están *planchados*, y son peligrosos por ello). No se por qué va a ser un problema la contingencia. Ni para Jesús era un estorbo, ni tenía poderes especiales. Dios no es un taumaturgo. A poco que nos fijemos, vemos a un Jesús pobre y contingente (con el asco que nos da eso). Que Dios sea absoluto o infinito es un atributo de segundo nivel. El movimiento es siempre de lo contingente a lo Absoluto y no al revés... Lo contrario sería viajar en el tiempo hacia atrás (el tiempo es una figura del Devenir. Si el tiempo es un objeto o un pseudo-concepto y hay que mencionarlo en conexión con alguna propiedad definida, esta es el Devenir (eje de lo devenido). Igual pasaría con el movimiento (que está en lo dado-construido)). Dios es pobre por su propio movimiento (ese es el rastro que deja el Devenir en el plano del ser a los ojos (y el oído) del deviniente). Precisamente es por esto que Dios es Hombre. Dios no se hizo hombre, se hizo Dios en el Hombre. La Voluntad Universal tiene de vehículo a la particular y la acción solo obra en lo determinado (Hegel). La Ley profética Universal no puede dar un Acto comunitario. Esto es un Hecho negativo... La ley profética pasa entre los huecos que los Actos individuales dejan entre sí.... Para que la multiplicidad de un Acto el espacio entre seres de la multiplicidad debería ser igual a cero, o tener un valor constante... en cuyo caso coincidiría con solo uno. Como esto es obligatorio para el no deviniente, este solo uno debe ser Jesús de Nazaret (uno deviene por *casi* todos. Para Elías no hubo necesidad). Jesús de Nazaret es la única multiplicidad donde se da un Acto, pero a tí no te excusa del tuyo, aunque seas un antiproyectado... Como pase por tu lado y te pida que tires lo tuyo a los pobres, veremos.

Un ejemplo de tautología alfa es: *vosotros siendo malos dais cosas buenas a vuestros hijos*.

*De la abundancia del corazón habla la boca*: El supersentido es el sentido metalógico de la proposición, el significado de la autoconciencia deviniente o antiproyectada. Es anterior al lenguaje. Proviene del Acto.

Terminar...

Powered by Redaxscript 2.1.0 o Design and realization by Jörg Steinhauer & Henry Ruhs