Mi Dios ciego

El hombre, a ciegas saca las bolas de la urna, sin saber cual es el estado de cosas (cuántas bolas hay en la urna). Cuando la idea pone los hechos, pone las bolas en la urna.
Powered by Redaxscript 2.1.0 o Design and realization by Jörg Steinhauer & Henry Ruhs