Calderón de la Barca

Parece que calderón de la Barca se alineó con la Contrarreforma.
Basilio es la Reforma, a la que representa como autoconciencia dependiente de la magia y los augures.
Segismundo representa la Contrarreforma. Ha perdido su libertad por las consecuencias del librepensamiento de su padre.
Al final llega a ser un buen Rey, después de haberse tomado ciertas "licencias justificadas propias de una bestia" como la de tirar a gente por la ventana; justificadas por el odio y el rencor hacia todo lo que le privaba de su libertad.
Sale victorioso no por el cumplimiento de un Destino, sino por el uso en "libertad" de su albedrío.
Evidentemente los contrarreformistas veían limitada su libertad con los postulados reformistas. Además de esto amenazaban diciendo que serían magnánimes, siempre que Segismundo saliese de la cárcel, si no, podrían empezar a tirar gente por las ventanas.
Gana la Contrarreforma y las venganzas de Segismundo se disculpan como pago merecido.
La Contrarreforma se defiende del librepensamiento, que alimenta a la filosofía, que alimenta a la teología. Una vez que los contrareformistas tenían un Dios determinado en lo político y lo social, al igual que hoy, no dejaban que se moviese un ápice: sus riquezas dependían de eso.
Pero la misma acusación podemos hacer de los Contrarreformistas, si decimos que son ellos en verdad los que dependen de la magia y los augures de su supuesto "Dios Verdadero", que es capaz de condenar el librepensamiento de los hombres, en fin, sus autoconciencias, que son el sitio por donde el Verdadero Dios transita, ya que no anda por la calle.
Esa autoconciencia libre era la que hizo escandalizarse a los hombres libres (Basilios) del apetito insaciable de los supuestos "adoradores del verdadero dios".
El velo de la interpretación está en que, de entrada, se pone a Basilio como figura literaria del débil mental. Queda atrapado por esta figura, e induce el resto de la moraleja de la obra: el libre albedrío, atrapado en la cárcel reformista, vence sobre el destino.
Para tener resultados contrarios solo hay que vestir a Calderón de la Barca como Reformista, independientemente de la obra que escribiese.
Calderón de la Barca tapaba a un muerto.

Powered by Redaxscript 2.1.0 o Design and realization by Jörg Steinhauer & Henry Ruhs