El pobre Diablo

Que un imperativo categórico Kantiano deviniente sea el que apunta hacia la pobreza física es ambiguo. Tanto los devinientes como los antiproyectados pueden hacer un imperativo así. Detrás de esa línea solo queda un dios. La elección de la pobreza física es el verdadero finis terrae. Una será el Dios Verdadero, otra el falso. Y los dos pobres.

Habrá que concluir que el Dios Diablo es también pobre.

Ni Jesús de Nazaret se metió en esto... Solo decía que con el dinero injusto hiciésemos amigos (vamos!, que nos prodigásemos con los pobres irredentos...).

"Pobres siempre los tendréis entre vosotros"...

Para no interpretar esto como un flagrante renuncio a la encarnación de Dios en todo hombre, habrá que pensar que solo significa la razón de primogenitura: Esa que puede conseguir todo hombre y que hace de la proposición prestada "p" llamada pobreza el camino de la Vida, al menos aunque, aún la ambivalencia, se aleje de la dura prueba de tener que pasar una maroma por el ojo de una aguja.

...
Powered by Redaxscript 2.1.0 o Design and realization by Jörg Steinhauer & Henry Ruhs