La verdad pagana

El dolor causado por la infamia es el precio de la verdad.

Esto debe pensar el aterrorizado conservador cuando reflexiona sobre las consecuencias de sus Actos. Fuego purificador, pero del real; y olvido del dolor lejano. Guerra salvadora. Narcosis de la conciencia. Con el aval de la cualidad absoluta del ser y el refrendo solemne de los sacerdotes. Enemigos de Dios.

No tengáis miedo si resulta que Dios es un inexistente. Tampoco lo es para el aterrorizado conservador, aunque ellos os aseguren que saben perfectamente quién es, e incluso la lista de los creyentes verdaderos. No temáis si no encontráis mandamientos. No los necesitáis. Por la ley solo se conoce el pecado. Dios os quiere perfectos. Se pone triste si tiene que salvar espíritus imperfectos. Acordaos de la parábola del hombre rico ¿Creéis que Francisco de Asís hacía mal el papel de pobre? ¿Era acaso un pobre flojo, sucio o ignorante? ¿Que teméis de la pobreza si lo único que os quita es lo que os impide ser perfectos?
Powered by Redaxscript 2.1.0 o Design and realization by Jörg Steinhauer & Henry Ruhs