Vidas ejemplares

El amor que nos tenemos a nosotros mismos, al igual que el que podemos tener a Dios sobre todas las cosas es un amor ambivalente. Puedo amarme con maligna o buena virtud.

Ética = Estética = p = Cosmética.

Cuando Dios habla de sí mismo en el hombre lo tiene que hacer a través de la cosmética (p, la proposición). No hay una palabra de Dios, hay una palabra del hombre que muestra un dibujo (una figura) de Dios. Es el orden y los tiempos de la proposición lo que habla de Dios (más bien lo que Dios habla). ¿Coincide con el orden y los tiempos místicos? Sí o no. Depende de que la cosmética mística esté tapando un muerto (o blanqueando un sepulcro) o bien mostrando un Dios. Esto sirve lo mismo para los místicos como para las *****s.

A un artista siempre hay que preguntarle si muestra a un vivo o tapa a un muerto. El arte es política, solo por eso no vale nada (la Verdad se somete a la Democracia). Se puede defender lo contrario, pero nunca hay que olvidar que, mientras tanto, el Hijo del Hombre no tiene donde reclinar la cabeza; ¡vamos!, mientras tanto la ética y la estética no muestren la misma cosa: el Hombre que vive y viene, con el Dios que vive y viene (pero siempre nuevos). Esto incluye, claro, los casos en los que los que visten cadáveres confiesan (confiesan su pecado).

El muerto es siempre la pobreza irredenta (ricos o pobres): un pobre que te hace de florero, un pueblo que intenta zafarse de la bota que le pisa la cabeza...

Donde falla el Espíritu de Dios, se pone materia cosmética. Es en estos casos en los que el mal se hace naturaleza (al contrario se materializa igual, ya que Dios se encarna de la misma manera).

No es contradictorio con que Dios se de en el Acto y no en la Idea. La idea se materializa bajo la forma de cosmética, con no más valor que el que tiene una piedra o un cielo y una tierra pasajeros.

¿Cuando se sabe que se tapa a un muerto? Podríamos intentar volver a nuestro dibujo original: algún tipo de dislocación cosmológica.

Por mi parte daría por inocentes a todos, incluidos a los dislocados (los antiproyectados) (eso de que no saben lo que hacen)...

Una dislocación cosmológica no es una dislocación psicológica. Mientras la psicológica puede inducir la cosmológica (doble perdón), la cosmológica se da en psiques de hombres sanos, normales, razonables, humanos, cariñosos, aguerridos, de sentido común... que al final son vistos por Dios como ejemplares gusanos.
Powered by Redaxscript 2.1.0 o Design and realization by Jörg Steinhauer & Henry Ruhs